Reconoce Melinda Gates haber sufrido acoso sexual

Por esta razón, Gates lucha desde hace años por los derechos de la mujer en todo el mundo.

Melinda Gates, copresidenta de la Fundación Bill y Melinda Gates, reconoció en una entrevista con dpa en Nueva York haber sufrido acoso sexual.

“Realmente me he encontrado con discriminación y prejuicios por ser mujer. Y un par de casos de acoso sexual”, comentó al ser consultada sobre el debate surgido con el movimiento #MeToo.

Gates no quiso entrar en detalles porque considera que sus experiencias no fueron “particularmente horribles”. “Sinceramente, no hay ninguna mujer que conozca que haya trabajado en Estados Unidos y no le haya pasado. Es algo generalizado”, explicó.

Por esta razón, Gates lucha desde hace años por los derechos de la mujer en todo el mundo. “Me pone muy triste pensar en todas la mujeres que se han visto afectadas por el acoso sexual durante muchos, muchos años”, dijo.

Gates dijo que es importante que ahora salga todo a la luz con el movimiento #MeToo. “Creo que estamos viviendo un momento duro ahora mismo. Creo que este es el momento de ajustar cuentas, en el que finalmente todo salga a la luz”, agregó.

Lo siguiente debe ser decidir lo que hacer para evitarlo, indicó. “Pero solo el discurso que escucho en Estados Unidos y durante mis viajes por el mundo de que esto ya no puede ocurrir más y que tenemos que hacer cambios, eso ya de por sí es un progreso. Y necesitamos más”, declaró.

Pero también en la empresa de su marido, para la que trabajó durante mucho tiempo, cree que se han producido avances. “(El trabajo en Microsoft) no era perfecto, de ninguna manera. Pero diré que era un lugar muy fundamentado en los méritos cuando trabajé allí junto a mis compañeras. Se podía ascender increíblemente rápido si hacíamos un buen trabajo. Nos ayudábamos unas a otras”, contó.

“Yo no diría que la industria era especialmente buena. Nos enfrentamos a más acoso sexual en la industria, y discriminación y prejuicios”, admitió.

Gates, de 53 años, nació en Texas y entró a trabajar en 1987 en Microsoft, donde conoció al que más tarde se convertiría en su marido. En 1996 dejó la empresa y desde entonces se centra en las actividades con fines benéficos. En 2000 creó junto a su marido la fundación privada más grande del mundo, la Fundación Bill y Melinda Gates. La pareja vive en el estado norteamericano de Washington y tiene tres hijos.

Es la hora de ajustar cuentas por el acoso sexual

Los derechos de las mujeres han estado en la agenda de Melinda Gates desde hace años. La cofundadora de la Fundación Bill y Melinda Gates conversó con dpa en Nueva York sobre su opinión y su apoyo al movimiento #MeToo.

dpa: El movimiento #MeToo no solo se ha extendido por Estados Unidos, sino por todo el mundo. ¿Qué piensa del movimiento y de los cambios que ha provocado hasta el momento?

Gates: Me pone muy triste pensar en todas la mujeres que se han visto afectadas por el acoso sexual durante muchos, muchos años. Yo misma he sabido de historias ocurridas aquí, en Estados Unidos. Escucho muchas historias de mujeres en zonas rurales de la India y África y en zonas urbanas de todo el mundo y en el lugar de trabajo. Me entristece por las mujeres que se han apartado o por que hayamos perdido su talento por el acoso sexual.

Pero al mismo tiempo estoy realmente contenta de ver que este problema finalmente se dé a conocer. Creo que estamos viviendo un momento duro ahora mismo. Creo que este es el momento de ajustar cuentas, en el que finalmente todo salga a la luz y creo que eso aún tiene que ocurrir. No considero que hayamos pasado por ese periodo aún.

Hay una historia tras otra. No solo mujeres en industrias que mueven mucho dinero como en la interpretación, sino también trabajadoras inmigrantes y mujeres que trabajan en hoteles y mujeres que trabajan en fábricas. Esto ocurre en todos lados. Es algo generalizado.

Aún tenemos que tener ese momento de ajuste de cuentas para que las historias salgan a la luz, pero la transparencia es buena y lo siguiente será pensar: “¿qué haremos al respecto?”. Y esa es la parte por la que estoy realmente emocionada, por ver las ideas que salen adelante. Pero solo el discurso que escucho en Estados Unidos y durante mis viajes por el mundo de que esto ya no puede ocurrir más y que tenemos que hacer cambios, eso ya de por sí es un progreso. Y necesitamos más.

dpa: Microsoft cambió recientemente la forma en la que lidia con las acusaciones de acoso sexual eliminando su cláusula de arbitraje obligatorio. ¿Cómo era el ambiente de trabajo para las mujeres cuando usted comenzó a trabajar allí en 1987 y cómo ha cambiado?

Gates: Estoy orgullosa de que Microsoft diera ese paso porque son líderes en la industria en muchos aspectos. A medida que los demás comiencen a seguir sus pasos, las empresas actuarán y harán lo correcto. Creo que el cambio de política es vital para las trabajadoras en Estados Unidos, independientemente de la industria en la que estén.

En cuanto al trabajo en Microsoft: no era perfecto, de ninguna manera. Pero diré que era un lugar muy fundamentado en los méritos cuando trabajé allí junto a mis compañeras. Se podía ascender increíblemente rápido si hacíamos un buen trabajo. Nos ayudábamos unas a otras y había hombres que nos apoyaron en nuestras carreras y que nos ayudaron a avanzar. Yo no diría que la industria era especialmente buena. Nos enfrentamos a más acoso sexual en la industria, y discriminación y prejuicios.

dpa: ¿Alguna vez se ha sentido personalmente discriminada o ha sufrido acoso de algún tipo?

Gates: Sí, no hablo públicamente de mis historias porque no creo que sean especialmente horribles. Pero realmente me he encontrado con discriminación y prejuicios por ser mujer. Y un par de casos de acoso sexual. Sinceramente, no hay ninguna mujer que conozca que haya trabajado en Estados Unidos y no le haya pasado. Es algo generalizado. Si soy sincera, no hay ninguna diferencia si estás en la India. Oigo historias al respecto en zonas rurales de la India y lo oigo de mujeres que trabajan en la India. Y lo oigo en África.

dpa: ¿Cree que el presidente DonaldTrump ha dañado la imagen de Estados Unidos en el extranjero?

Gates: Cuando viajo, la gente me pregunta con mucha curiosidad: ¿Lo que él dice es la opinión de todos los estadounidenses? Mi respuesta es: No. Hay mucha curiosidad y preguntas y algunos no lo comprenden. ¿Habla por todos los estadounidenses? Y yo tengo ser sincera y decir: “No, no creo que lo haga”.

Hablo con muchas personas en Estados Unidos. Hay más de un millón de profesores en Estados Unidos que no les enseñan a sus alumnos a hablar de esa forma a los demás en el aula. De hecho, están ofreciendo resistencia. Cuando hablas con otros padres, ves que les estamos enseñando a nuestros hijos a ser respetuosos y tener un buen discurso.

Podemos discrepar, la gente no tiene por qué pensar lo mismo. Por supuesto que podemos tener diferencias y hay cosas que debemos sacar a la luz y discutirlas en público. Pero eso se puede hacer de forma respetuosa. Creo que eso forma más parte de los valores estadounidenses.

dpa: ¿Usted o Bill considerarían alguna vez presentarse como candidatos para un puesto público?

Gates: La respuesta es no. Ninguno de nosotros se presentará a ningún cargo público. Creo que eso tiene que ver con el hecho de que amamos lo que estamos haciendo ahora mismo. Sentimos que nuestros talentos están siendo aprovechados de la mejor forma al dirigir esta fundación.

Tenemos mucho respeto por el Gobierno. Sabemos que el Gobierno desempeña un papel vital para hacer avanzar muchas cosas. Consideramos que para nosotros lo mejor es dirigir nuestra fundación y hacerlo lo mejor que podamos.

Melinda Gates, de 53 años, nació en Texas y entró a trabajar en 1987 en Microsoft, donde conoció al que más tarde se convertiría en su marido, Bill Gates. En 1996 dejó la empresa y desde entonces se centra en las actividades con fines benéficos. En 2000 creó junto con su marido la fundación privada más grande del mundo, la Fundación Bill y Melinda Gates, de la que es copresidenta. La pareja vive en el estado norteamericano de Washington y tiene tres hijos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here