A dos años del sismo 7S que devastó a Oaxaca; la herida aún no sana

RID México.

Oaxaca, Oax.- Este 7 de septiembre se cumplen dos años del devastador sismo de magnitud 8.2 que dejó cientos de muertos en el sureste del país. Era el 2017, en un jueves como cualquier otro, de repente la cotidianidad hizo un alto para darle paso a una de las heridas que México aún no sana, el temblor registrado en las costas de Chiapas que abarcó gran parte del sureste del país, la Ciudad de México, pero sobre todo, que devastó a Oaxaca.

El día 7 de septiembre del año 2017 el Servicio Sismológico Nacional (SSN) reportó un sismo con magnitud 8.2 con epicentro en las cercanías de Pijijiapan, en el estado de Chiapas. El sismo, ocurrido a las 23:49:18 horas, afecto el sur y centro del país, es considerado el más intenso en casi 100 años.

Sismos en Oaxaca; 15 mil 22 sismos en 2018

El sismo se produjo a las 23:49 horas a 133 kilómetros al suroeste de Pijijiapan, Chiapas. En su aviso preliminar, el Sismológico reportó esta ubicación; después, a 137 km de Tonalá, pero la magnitud cambió, primero a 8 y después 8.4. Alrededor de las 03:00 horas del viernes 8 de septiembre, el servicio dio la información definitiva, el sismo del jueves 7 de septiembre de 2017 fue de magnitud 8.2. El entonces Presidente de México, Enrique Peña Nieto, confirmó el reporte.

El sismo de magnitud 8.2 tuvo un gran impacto en el municipio de Juchitán, donde dejó severas afectaciones. El terremoto afectó a 41 municipios en el Istmo de Tehuantepec.

La dimensión del desastre está en las cifras: 180 mil personas afectadas, 60 mil 600 viviendas dañadas, 82 muertos, 3 mil 476 escuelas deterioradas. Sin embargo, si la tragedia se mide por las consecuencias de esta afectación, desde ese día la zona vive una crisis humanitaria de enormes dimensiones.

Más de 60 templos religiosos y 35 mercados resultaron dañados durante la catástrofe, al igual que 9 carreteras y 11 puentes. Se registraron más de 20 mil réplicas en los siguientes meses, dos de ellas con una magnitud mayor a 6.1.

La tragedia en video

Videos compilados del terremoto ocurrido en México el 7 de Septiembre del 2017.

 

Terremoto 8.2 grados, Juchitán, Oaxaca un día después

Derrumbes, caos y angustia dejó el sismo en carreteras de Oaxaca

El hombre de la bandera. Palacio Municipal de Juchitán, Oaxaca.

La herida aún no sana

Viviendas destruidas por la fuerza del movimiento sísmico de magnitud 8.2 permanecen intactas, como si el tiempo se hubiera detenido en ellas, mientras en otros lugares, los comercios imponentes dan una engañosa imagen de florecimiento, igual que casas de alegres colores construidas en dos plantas que destacan junto a cerros de escombro o lotes baldíos.

Edificios históricos, centros educativos y culturales junto con espacios religiosos permanecen en ruinas y decenas de hermosas casas antiguas de corte colonial se convirtieron en farmacias, locales comerciales y negocios de inversionistas foráneos.

“Dicen que van a resolver el problema y van a encontrar el error pero hasta ahora no hemos recibido nada del Gobierno”, dice desalentados los pobladores.

En los anales de la historia de Oaxaca el mes de septiembre de 2017 será recordado como el mes de la desgracia. Cuando el desastre natural impuso el reto a los oaxaqueños de subsistir en la solidaridad, el esfuerzo, la cooperación y el apoyo mutuo, porque desde ese día aciago el Sistema Sismológico Nacional registra más de 5 mil temblores en la entidad.

A dos años de los sismos, acusan omisión en censos

La Red Regional de Vecinos Afectados por los sismos en la región del Istmo de Tehuantepec calificó como lenta la verificación de las viviendas dañadas por los temblores.

La organización civil zapoteca refirió que más de 40 mil afectados que no fueron censados esperan que se les incluya en un nuevo censo, a dos años del terremoto de magnitud 8.2 y con epicentro en Chiapas, pero con repercusión en Oaxaca, que generó daños parciales y totales en unas 65 mil 44 viviendas.

Maricela Barriga Rodríguez, integrante de la Red Regional de Vecinos Afectados, comentó que como organización demandan prioridad a las familias más vulnerables que fueron afectados por el terremoto que ocurrió un 7 de septiembre, y sus réplicas ocurridas posteriormente, el 19 y 23.

Apuntó que la Comisión Nacional de la Vivienda (Conavi) avanza muy lento debido a que no cuenta con suficiente personal técnico

Por ejemplo, citó que municipios como Chihuitán y San Carlos Yautepec, por mencionar algunos, no entraron en la declaratoria de desastre del gobierno federal, a pesar de contar con sus folios.

Durante la anterior administración federal, la del presidente Enrique Peña Nieto, fueron censados, pero no les brindaron atención”, expuso Barriga Rodríguez.

Según la activista, los registros de folios no aparecen en la base de datos de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), la encargada de la reconstrucción del estado.

Los vecinos esperan a personal de la Conavi la semana próxima, quienes retomarán la verificación de los damnificados.

Dicen que habrán de levantarlo en  dos semanas”, puntualizó.

La organización de damnificados espera que el  programa de reconstrucción siga operando, aunque el presupuesto que se destinó este año es limitado.

A nombre de la Red Regional de Vecinos Afectados por los Sismos en la región del Istmo de Tehuantepec, Maricela pidió que el gobierno federal incluya entre sus prioridades presupuestales el tema de reconstrucción.

Con el objeto de que las familias que no fueron incluidas en el 2019, lo sean en el 2020”, agregó.

Apenas el 28 de abril, la Sedatu puso en marcha el Programa Nacional de Reconstrucción (PNR), proyecto que tiene como objetivo reestablecer los servicios que perdieron los oaxaqueños tras el terremoto de 2017.

En aquella ocasión, el titular de la dependencia, Román Meyer Falcón, y el presidente Andrés Manuel López Obrador, acudieron a Juchitán de Zaragoza para entregar los primeros apoyos de una inversión de más de cuatro mil 700 millones de pesos, planeados para 21 mil acciones de reconstrucción.

El gobierno federal tenía previsto, en esa fecha, que se atendieran 12 mil viviendas en Ixtaltepec, Juchitán, Ixtepec, Santo Domingo, San Pedro, El Espinal, San Juan, y Santo Domingo Zanatepec.

De acuerdo con cifras del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), Oaxaca es el estado que mayor número de afectaciones: 65 mil viviendas afectadas (más 15 mil más por los sismos de 2018), así como tres mil escuelas, inmuebles del sector salud y patrimoniales, de acuerdo con un censo de la Sedatu.

A dos años de la tragedia, Bansefi aun entrega tarjetas sin fondos a damnificados en Oaxaca

A dos años del sismo más intenso de los últimos 100 años, la entrega de recursos para la reconstrucción sigue sin completarse, es más Bansefi sigue entregando tarjetas sin fondos.

Pues aquí seguimos, aquí está la cama de mis hijos, mi cama. Tenemos que poner block en las cosas porque cuando llueve entra agua, no se puede tener así en la tierra”, comentó Santa Trinidad Hernández, damnificada de Ixtaltepec, Oaxaca.

A dos años del sismo que sacudió al istmo de Oaxaca y dejó a miles de damnificados, la familia guzmán Hernández continúa viviendo en una casa improvisada en la cuarta sección del municipio de Ixtaltepec

Por tercera ocasión, recibieron tarjeta de Bansefi para construir su casa, pero de nueva cuenta no tiene fondos.

Con el nuevo gobierno de Andrés Manuel pues volvieron de nuevo a censarnos, a pasar otra vez, nos otorgaron esta tarjeta, la tarjeta de Bienestar, nomás que ya llevamos dos meses, que nos dieron la tarjeta y la tarjeta todavía sigue en ceros”, comentó Luis Vicente Guzmán, damnificado de Ixtaltepec.

El entonces gobierno de Enrique Peña Nieto se comprometió a entregarles 120 mil pesos para comprar material y pagar la mano de obra para la reconstrucción de su vivienda

Pro las dos tarjetas que Bansefi les entregó no tenían ni un solo peso.

Al igual que ellos, decenas de familias no han terminado de reconstruir sus casas por la falta de recursos.

Después de una denuncia presentada hace meses por el noticiero “En Punto”, Bansefi les cambió las tarjetas. Sin embargo, de los 120 mil pesos del fondo de reconstrucción, únicamente se les depositaron 75 mil pesos, siendo esto constatado en el 2018 cuando se cumplió un año del sismo.

Decenas de familias no han terminado de reconstruir sus casas, al igual que ellos, por la falta recursos. Son decenas las viviendas que se encuentran en obra negra y son pocas las que se han terminado de construir, muchas de ellas con recursos propios.

Tan solo en Ixtalptepec, 3 mil 900 viviendas resultaron afectadas por el sismo del 2017.

¿Hay Avances en la Reconstrucción?

El titular de la Comisión Estatal de Vivienda (CEVI), Jesús Alfonso Martínez Ruiz, estima que unas 15 mil viviendas de las 26 mil reportadas con pérdida total en la región han sido reconstruidas, lo que equivale a un 70 por ciento de avance.

Este sábado, la Red Nacional de Damnificados organizará en la Ciudad de México su XIII Encuentro Nacional para exigir que se contemplen recursos para todos los afectados en el presupuesto federal 2020, dijo el vocero de la región sur de la Red, Ulises Luna en entrevistado con Efe.

Hasta el último día de agosto, el Gobernador de Oaxaca Alejandro Murat informó que su Gobierno contrató un crédito por mil millones de pesos (unos 51 millones de dólares) que fueron dispersados a través de Banobras aportando unos 30 mil pesos para que las tarjetas de los damnificados sumaran los 120 mil pesos para casas con pérdida total y 10 mil pesos (unos 511 dólares) para las de pérdida parcial.

Los beneficiarios con pérdida parcial, sin embargo, están programados para ser atendidos hasta el 2020, según el Gobierno federal.

En Oaxaca se tienen una estimación de poco más de mil 100 escuelas dañadas por los sismos y a la fecha han sido rehabilitadas o reconstruidas unas 135, pues algunas empresas constructoras abandonaron las obras por retraso en los pagos o subcontrataron a otras empresas que al cobrar los contratos no liquidaron a quienes subcontrataron y estos suspendieron la construcción de los edificios escolares.

Hasta ahora en la región del Istmo 11 mercados ya fueron reconstruidos con ayuda de fundaciones y agrupaciones filantrópicas y se espera que en las próximas semanas se entreguen los mercados de Juchitán y Salina Cruz que solo atienden detalles menores para ser ocupados.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here