¿Quién es Erika?, el gran amor de Luis Miguel

El episodio 8 de "Luis Miguel, la serie" presentó a Erika, la mujer que enamoró al "Sol de México" cuando el músico tenía problemas con su padre, Luisito Rey

Cuando era aún niño, Luis Miguel conoció a una niña llamada Erika Ellice Sotres Starr, hijastra de su “tío”, Jaime Camil.

Luego de muchos años Luis Miguel y Erika se reencontraron y tuvieron un noviazgo tan lindo, largo (de siete años) e importante, que según narró el propio Luis Miguel en el primer teaser de su bioserie ella se convirtió en el amor de su vida

Más de 20 años han transcurrido desde entonces y cada uno siguió su vida; sin embargo, la historia de su romance ha vuelto a resurgir gracias a la serie y a la actriz Issabela Camil (nombre artístico de Erika) no le ha quedado de otra que hablar sobre el romance que vivió con Luis Miguel.

Para empezar, la ahora esposa de Sergio Mayer dice que rotundamente que no tuvo nada que ver con la producción.

“Se acercaron muchas veces a entrevistarme y no, nunca tuvieron un sí de mi parte… hay que ver qué sale, pero no tengo nada que ocultar; o sea, realmente fue muy bello todo ese tiempo y no tengo nada que ocultar”, dijo Issabela hace un mes al programa Ventaneando.

“Además es algo que se sabe. Digo, él estuvo muy cerca de mi familia mucho tiempo, todo ese tiempo y formamos una gran parte de su historia; entonces, es un dato duro que no se puede remover”.

A pesar de su renuencia a hablar sobre la relación con Luis Miguel, ‘Erika’consideró bello que su ex abriera su alma.

¿Qué pasó en el capítulo 8? 

Una nueva etapa en la trayectoria de El Sol. Eso es lo que presenta el capítulo ocho de Luis Miguel: la serie, que recrea el romance del cantante con Issabela Camil, los problemas con su hermano Alejandro, su primera relación sexual, y la infidelidad de Luisito Rey a su madre, Marcela Masteri, quien atraviesa un embarazo de alto riesgo.

Tras la explosiva discusión con su padre, Luis Miguel intenta seguir con su carrera. Para ello toma decisiones tan básicas, como un nuevo corte de pelo, hasta decisivas, como desistir de la búsqueda de su madre, lo que lo llevaAsí lo vemos desde el inicio del episodio, cuando el intérprete aparece en el foro de ¡Aquí está!, conducido en 1989 por Verónica Castro (Marcela Guirado), quien para no variar le tiene una llamada telefónica. Se trata de Álex, a quien no le importa que la charla esté siendo transmitida a millones de personas en televisión abierta, y le reclama a su hermano por haberlo dejado desde hace meses en un internado en Miami. Para disimular la tensión, LuisMi lo invita al último concierto de su gira.

Tras el show, Álex presiona a su hermano para hablar sobre su madre, pero el cantante se muestra renuente. Por si fuera poco, no pueden estar a solas, porque Mickey tiene pactada una cena con un hombre al que considera como un tío: Jaime Camil Garza (Javier Gómez), nada más y nada menos que el padrastro de Erika Ellice Sotres Starr, mejor conocida como Issabela Camil, y a quien El Sol se ha referido en la vida real como “el amor de su vida”.

Hace ya 24 años de que el romance entre Luis Miguel e Issabela Camil llegó a su fin, pero es hasta ahora que la serie de Netflix retoma la historia. Jaime sugiere al intérprete que, para distraerse de sus problemas con Hacienda, le acepte la invitación de pasar un fin de semana a su casa en Aspen, acompañado de su hermano. A Luis Miguel no le queda de otra que aceptar la propuesta cuando se entera de que Hacienda acaba de detener a un cantante por evasión de impuestos. Ya que el próximo podría ser él, vuela junto a su hermano a la ciudad de Colorado, donde se reencuentra con Erika (Camila Sodi). a distanciarse un poco de su hermano Alejandro (Juanpa Zurita).

Foto: Tomada de Internet

Mientras tanto, Luis Rey también intenta seguir con su vida, ya sin el apoyo de Luis Miguel. Ubicado en Madrid, al eterno villano de la serie de Netflix se le ha ocurrido la idea de montar su propia disquera, Rey Music, y para ello necesita urgentemente fichar a un talento de igual o mayor calibre que su hijo. En el camino aparece una joven de nombre Diana Correa (Ángela Vázquez), quien con su interpretación del tema “Arena”, de Trigo Limpio, logra deslumbrar a Luis Rey.

En su intento por que Leonor (Mercedes Salazar), madre de Diana, firme contrato con Rey Music, el padre de Luis Miguel le jura que le conseguirá al mejor compositor de habla hispana: Juan Carlos Calderón. Sin embargo, éste declina la invitación al proyecto, pues no tiene intención de meterse en problemas con El Sol, para quien aún trabaja. El segundo revés de LuisMi hacia su padre llega cuando le expresa rotundamente que no asistirá a la fiesta de inauguración de su disquera: “Yo no te voy a ayudar en absolutamente nada”, le grita en una llamada telefónica.

LuisMi asesta la estocada final a su padre cuando declara a la prensa mexicana que no tiene ningún plan para colaborar con Rey Music. La noticia llega hasta España y Leonor primero reclama a Luis Rey por haberle mentido, para después dejarle en claro que su hija, Diana, firmará con otra compañía.

La fractura definitiva entre padre e hijo era un asunto que llegaría tarde o temprano, pues los maltratos que Luisito Rey daba a su familia fueron una constante, y la adolescencia de Mickey no fue una excepción. La serie de Netflix retrata aquella difícil etapa, en la que un Luis Miguel adolescente(Luis de la Rosa) atravesó problemas con su voz debido a su edad, mientras que Marcela Basteri vivía un complicado tercer embarazo.

Si ya antes había pedido a un médico recetar efedrina a su hijo para que rindiera más en el trabajo, ahora Luis Rey no presta atención a la recomendación de un foniatra para dar a Mickey un año de descanso, con el fin de no dañar sus cuerdas vocales. Sin importarle las consecuencias, Rey se lleva a LuisMi a dar una serie de shows, no sin antes presentar ante Marcela a la que será la nueva “tutora” del adolescente: Rita, una muy joven mujer que en realidad resulta ser su amante.

Con apenas seis meses de embarazo, Marcela tiene complicaciones y deben inducirle el parto. En pleno hospital, la madre de Luis Miguel intenta comunicarse con su marido, pero quien responde el teléfono es Rita, que no sabe cómo explicar por qué se encuentra a las 11 de la noche en la recámara de su esposo. Si la infidelidad no es suficiente, el episodio ocho muestra también el momento en que Luis Miguel pierde la virginidad a la edad de 14 años, gracias a la iniciativa de su padre y su tío Tito, quienes llevan hasta su habitación a Mirna con la intención de que la mujer y el adolescente tengan sexo.

“Las mujeres son complicadas”, asegura después Luis Rey a su hijo, a manera de preámbulo para pedirle que le mienta a su madre y le diga que Rita tuvo que darle clases a altas horas de la noche porque su show terminó muy tarde. A su regreso a casa, y con su madre en cama, Mickey obedece a su padre y oculta la infidelidad.

Si bien las villanías de Luis Rey destacan nuevamente, lo cierto es que el romance entre Luis Miguel e Issabela Camil se lleva el capítulo. “Ni siquiera está tan guapo: o sea, tiene el pelo de George Michael, pero no es George Michael”, dice Erika muy convencida de sí misma a sus amigas, pero la convivencia con El Sol en la casa de Aspen provoca que termine cediendo ante sus encantos.

No todo es miel sobre hojuelas. Cansado de la indiferencia que Luis Miguel manifiesta ante el paradero de su madre, Alejandro decide irse de Aspen. El cantante también tendrá que irse días después: por un lado, Jaime le ha prestado el dinero que le hace falta para saldar su deuda con Hacienda; y por otro, el coqueteo con Erika ha provocado preocupación en su padre, quien le pide al cantante no lastimar a su hija.

Luis Miguel se despide de Erika, quien resiente la partida. La pareja vuelve a decirse adiós, pero no por mucho tiempo.

Con Información de Milenio y Elle

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here