Templo Mayor | F. Bartolomé | 01/07/2019

SI BIEN han existido durante décadas conflictos por el reparto de fertilizantes en Guerrero, la realidad es que, hoy por hoy, el súper delegado federal, Pablo Amílcar Sandoval, no ayuda mucho a resolverlo.

Y ES QUE el funcionario está, sí, muy concentrado, pero para aprovechar el cargo para promoverse como candidato a la gubernatura; entonces como que se le olvidan sus responsabilidades por andar llevando agua al molino de sus ambiciones políticas.

SUS TIRONEOS con el gobernador Héctor Astudillo por demostrarle quién es el que realmente manda en la entidad son más comunes que el pozole verde guerrerense de los jueves.

Pero lo inquietante es que sus pleitos no son sólo con el PRI o el PRD, sino hasta con sus compañeros de Morena que han acusado a Sandoval de ver sólo por sus propios intereses.

Por ejemplo, hasta la fecha sigue negándose a transparentar el padrón de beneficiarios del reparto de fertilizante, lo que le permite hacer uso discrecional (¿y electoral?) de dicho apoyo.

EL COLMO del asunto es que se ve muy difícil que alguien en el gobierno federal audite su desempeño, pues la titular de la Función Pública, evidentemente, es su hermana Irma Eréndira Sandoval.

***

FIEL a su formación de militar, el general Luis Rodríguez Bucio, lo primero que hizo al poner en marcha ayer a la Guardia Nacional fue poner orden… ¡pero en las expectativas!

EL COMANDANTE dejó muy en claro que el nuevo cuerpo policiaco militar no es una varita mágica, a la que haciéndole bibidi-babidi-bú va a resolver de inmediato los problemas de inseguridad que hay en todo el país.

Y aunque en Palacio Nacional se insiste cada mañana en que los mexicanos ya son buenos y respetan la ley, el general Rodríguez trae otros datos, por lo que pidió algo más que paciencia en cuanto a los resultados de la Guardia Nacional.

Un poco de sensatez de vez en cuando… no está mal.

***

CUENTAN que allá en Nuevo León se armó un escándalo porque la suegra del gobernador Jaime Rodríguez consiguió de manera sorpresiva una chamba en la Secretaría de Seguridad con sueldazo de 70 mil pesos.

Y COMO es lo usual en estos casos, el gobierno de “El Bronco” se apresuró a abrir una investigación, pero no vayan a pensar que para determinar si hubo tráfico de influencias, nepotismo o alguna conducta irregular, sino para saber… ¡quién fue el chismoso!

Cada quien sus prioridades o las de su suegra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here